lunes, 11 de abril de 2011

Première de Tiempo de barrilete, de Julio Cortázar por la Xanxa Marranxa e Incògnita Teatre.

Miércoles, 13 de abril de 2011, a las 19,30 h, en la Sala Matilde Salvador (Calle de la Universidad, 2. Valencia). (2)

Como decía el viejo adagio latino: «Finis coronat opus», frase con la que se ilustró también el colofón de numerosos libros clásicos. Así, lo que empezó como un ejercicio de formación académica, ha llegado a ser Tiempo de barrilete, el montaje de la Xanxa Marranxa e Incògnita Teatre sobre la obra de Julio Cortázar. Después de muchos meses de trabajo, hemos llegado al punto de poder compartir nuestro esfuerzo. La première de Tiempo de barrilete tendrá lugar el próximo miércoles, 13 de abril de 2011, a las 19,30 h, en la Sala Matilde Salvador (Calle de la Universidad, 2. Valencia). Estamos muy contentas y contentos de poder anunciarlo y de invitaros a que compartáis esta puesta en escena con todo el equipo que, dejando aparte nuestras obligaciones cotidianas, robándole el tiempo al sueño y a otras cosas, nos hemos dedicado a eso: a soñar y a hacer posible una puesta de largo escénica con voluntarismo, ganas, alegría y con ganas de demostrar que la cultura puede escapar del mercantilismo imperante.
Señala la Wikipedia, que una première: «significa en general “una primera exhibición”. Es un término aplicado en piezas de teatro, música, ópera, etc. Los estrenos de piezas musicales, películas u otros eventos culturales se entornan en acontecimientos extravagantes, atrayendo un gran número de personalidades de la vida social y la atención pública».
No sabemos si será extravagante o no, eso lo dejamos para nuestras amigas las mancuspias. Sí que estamos convencidos de que todos los que nos habéis ayudado, todos y todas las que nos acompañaréis el miércoles sois personalidades de pleno derecho, porque habéis contribuido, antes o en con vuestra asistencia a este acto, a que el sueño sea posible y a que la magia de Julio Cortázar reviva y se vuelva a escuchar. Hay un koan zen que dice que si los ojos no descansan el sueño se evapora. Cortázar ha sido esa almohada donde nuestros ojos han descansado de la realidad para que el sueño no se evaporase y lo hemos preservado, en una cajita azul, protegida con palo de sándalo y anillos de sal para vosotros. Acabamos una etapa, la más dura. Ahora es tiempo de barrilete y lo vamos a hacer volar, con todos vosotros.
¡Muchas gracias!